EL BLOG DE LUIS VIVES

EL BLOG DE LUIS VIVES

academia de estudios

 

Los exámenes van llegando a su fin y son muchos los que tendrán que estudiar en verano para poder aprobar todos los exámenes en septiembre. Es por ello que a continuación os daremos los mejores consejos para que podáis sacar el máximo rendimiento.

1. Acondicionar el lugar de estudio

Evita los lugares excesivamente calurosos y que no tengan ningún tipo de ventilación. Lo primero de todo, prepara tu lugar de estudio. Una de las primeras cosas es que tu mesa de estudio esté bien orientada y que reciba la suficiente luz natural para poder estudiar. También es importante una correcta ventilación del lugar. 

2. Elegir un horario adecuado para el estudio.

Lo primero de todo, os recomendamos evitar las horas de más calor para que resulte más facil poder concentrarnos. Un buen horario para ponerse a estudiar serían las primeras horas de la mañana y las últimas de las tarde.

3. ¿Cuántas horas le tenemos que dedicar al estudio?

Tampoco tenemos que estar estudiando todo el día, si no llega un punto en el que nuestro cerebro se acaba saturando y no procesa más información.  Por eso, lo óptimo será establecer un planning de estudio de unas horas a unas horas y distribuirlas por materias. Cada hora u hora y media, apróximadamente, sería recomendable hacer un descanso de unos cinco a diez minutos.

4. Días de estudio.

Lo más recomendable es establecer un horario que sea de lunes a viernes para continuar con la  rutina habitual de todo el año. El cuerpo se acostumbrara a seguir los mismos hábitos, no será para él nada extraño.

5. Tiempo para el descanso.

No va ser todo el rato estudiar, nuestro cuerpo y la mente necesita tiempo para desconectar intenta hacer un poco deporte, como ir a nadar a la piscina, montar en bicicleta o simplemente ir a dar un paseo para poder despejarse.

Con estas pequeñas actividades podrás liberar tensión y coger más fuerzas el estudio más tarde o al día siguiente.

Si, quieres saber sacar más rendimiento al estudio, te aconsejamos que visites en nuestra web nuestros cursos de verano.

 

 

Llega el verano, y algunos necesitáis revisar lo aprendido durante el curso para poder presentaros a los temidos exámenes de recuperación de septiembre. Si vais a asistir a una academia para prepararos, este artículo os puede ser de mucha utilidad. Desde los niveles de E.S.O hasta la universidad, pasando por bachillerato o la preparación de pruebas como el acceso a ciclos formativos o el acceso a la universidad. En cualquier nivel, la buena toma de apuntes de necesaria.

Cuando tienes unos buenos apuntes el estudio se hace más fácil y la comprensión es mayor y más rápida, ya que los apuntes serán el compendio de todo lo visto anteriormente en clase y por tanto son clave a la hora de ponerse a estudiar y preparar los exámenes.

Pero la toma de apuntes, aunque es una técnica de estudio bien conocida por todos, no siempre la realizamos de la forma correcta. Se requiere habilidad y práctica para mejorarlos con el tiempo y aquí te vamos a dar una serie de consejos para que lo consigas.

  • No copies las palabras del profesor: cuando estés en clase escucha activamente al profesor, pero no copies sus palabras a modo de dictado. Sintetiza las ideas fundamentales de su explicación y redáctalas con tus palabras; así a la hora de estudiar lo comprenderás mejor.
  • Observa en lo que el profesor da énfasis: en ocasiones el profesor destaca ideas escribiéndolas en la pizarra o llamando la atención con un tono más alto; presta atención a estos momentos, te están indicando ideas que debes añadir a tus apuntes.
  • Escribe con letra legible: ten en cuenta que luego deberás estudiarlos en casa.
  • Procura ser limpio y ordenado: puedes mantener márgenes a los lados, enumerar las ideas, utilizar flechas,… todo esto te puede ayudar, ya que unos apuntes sucios solo desaniman la tarea del estudio.
  • Utiliza abreviaturas o signos: si quieres ganar tiempo en clase mientras tomas los apuntes utiliza algunas abreviaturas o signos comunes. Por ejemplo: más +; por ejemplo p.ej., mayor que >; diferente ≠
  • Deja espacios por si luego quieres ampliar el contenido.
  • Utiliza colores: puedes usarlos para los títulos, subrayar ideas importantes, diferenciar temáticas, etc. Usar colores anima en el estudio ya que un paisaje monocromático desalienta y aburre al lector.

Si al principio no has logrado cogerlo todo a tiempo, es normal, puedes preguntar al profesor al finalizar la clase o contrastarlos con tus compañeros. Y si te cuesta también mantener la limpieza, el orden o usar colores, cuando llegues a casa pásalos a limpio utilizando estas técnicas, requiere un esfuerzo pero merecerá la pena cuando empieces a estudiar. Recuerda que la toma de apuntes es una cuestión de práctica y con el tiempo mejora, así que ¡no dudes en ponerlo en práctica cuanto antes!

 

 Un buen estudiante no es aquel que saca las mejores notas, sino el que desempeña correctamente sus funciones como estudiante (llevar las tareas hechas a clase, participar en el aula, usar técnicas de estudio, etc.). Pero a veces, con esto no es suficiente. Tenemos una serie de hábitos acogidos a la hora de estudiar que no son beneficiosos y que debemos intentar erradicarlos en la medida de lo posible para ser unos buenos estudiantes.Aquí os ofrecemos algunos de esos hábitos más comunes de los que hay que deshacerse a la hora de ponerse a estudiar para los exámenes.

Hábitos a eliminar:

  1. Estar conectado a las redes sociales: mantener el Whatsapp abierto, o el Instagram, Facebook, Twitter, etc. mientras estudiamos, es una tentación constante. Lo que consiguen es que tu capacidad de concentración se vea mermada, ya que esta va más lenta cuanto reflexionamos o seguimos una lógica y necesitamos más tiempo y ninguna distracción para conseguirlo. Por eso es conveniente apagar estas redes sociales y dejarlas para nuestro tiempo libre, así avanzaremos más deprisa.
  2. Abusar de la cafeína: un café por la mañana ayuda a cualquiera, pero la ingesta de esta bebida así como otras energéticas cuando nos sentimos lentos a la hora de estudiar no es la mejor ayuda, y más si terminamos bebiendo 3 o 4 tazas de café en un día. Con ello solo conseguirás aumentar el nerviosismo y disminuir tu capacidad de concentración. Si te cuesta concentrarte haz algo que te despeje, por ejemplo, salir a dar un paseo o hacer ejercicio; volverás más animado y activo, listo para seguir estudiando.
  3. Pasar las noches estudiando: muchos preferís estudiar o hacer los trabajos por las noches y pasarlas en vela, pero no es lo más adecuado. Al cerebro no le viene bien esa actividad nocturna, dependeremos de bebidas con cafeína para mantenernos despiertos y nos pondremos más nerviosos. Además nuestra eficacia y calidad de estudio se ve también perjudicada. Es preferible acostarse pronto, dormir adecuadamente y levantarse temprano para terminar tus tareas.
  4. Dejar las cosas para el último minuto: muchos de los alumnos decís que necesitáis de la presión de los últimos días para rendir más y mejor, es decir trabajáis esos últimos días de manera frenética con los niveles de adrenalina muy altos. Pero no es lo mejor para tu cerebro, ya que aumentarás tus niveles de estrés y esto te puede llevar a más nerviosismo y por tanto menos concentración. Hay que procurar llevar las cosas al día, y si aun así te gusta el riesgo y jugar con un tiempo limitado, ponte esos límites a diario. Por ejemplo: hasta que no sean las 9 de la noche no paro de estudiar. Aunque aun así no es el remedio perfecto.

Son hábitos aparentemente fáciles de evitar pero que por nuestro ritmo diario caemos en seguir haciendo. Hay que intentar llevar un ritmo más tranquilo, que nos ayude en nuestra preparación y estudio y que no desemboque en estrés o ansiedad, porque ¿QUÉ PODEMOS HACER PARA COMBATIR ESTE ESTRÉS ACADÉMICO?

Quién no ha tenido esa sensación tan incómoda cuando está preparándose sus exámenes y ve que están próximos. Casi todos. Pero ¿cuál deben ser nuestras acciones para conseguir disminuirlo?

  • Da un paseo: en vez de estar horas interminables frente a los libros sal a dar un paseo a lo largo del día. Científicos aseguran que el ejercicio moderado ayuda a la relajación y concentración.
  • Respira profundamente: cuando estemos ante un momento de estrés, lo mejor es conseguir una respiración lenta y pausada. Inspirando y espirando lentamente soltando el aire por la boca.
  • Duerme lo suficiente: procura dormir 8 horas diarias. Un sueño reparador ayuda a estar más tranquilo al día siguiente.
  • Escucha música tranquila: la música clásica es una buena opción, también existe la música ambiental, que colabora a que el ambiente de estudio esté más animado pero ayudando a la relajación y tranquilidad.
  • Dedícate tiempo a ti y a tu mente: la meditación también es una actividad que ayuda a disminuir los niveles de estrés. Así estaremos más relajados de cara a los exámenes.

Hay muchas ideas más para disminuir la ansiedad y conseguir el estado de ánimo deseado de cara al enfrentamiento de los exámenes. Puedes indagar en libros, webs, foros,… y descubrir cuál es el mejor método para ti.

 

 

Los alumnos extranjeros que deseen realizar la prueba de acceso a la universidad tienen en la parte común la opción de elegir entre Filosofía o Historia Contemporánea de España.

La asignatura de Historia Contemporánea de España recoge los siglos XIX y XX. Debemos pensar que es algo lógico o comprensible que para tener un conocimiento real del país en el que vamos a hacer nuestro grado universitario debemos comprender su historia. Si mantenemos el razonamiento anterior deberíamos concluir que tendríamos que estudiar desde la aparición de los primeros restos humanos en la Península Ibérica hasta los primeros gobiernos democráticos. Pero no os asustéis, cuando estudiamos la historia contemporánea tenemos que recurrir y revisar muchos hechos del pasado que tienen especial peso en el discurrir de la historia y que explican muchos sucesos del tiempo contemporáneo, pero con explicarlos y mostrar su influencia ya es suficiente.

El estudio de la Historia es algo muy diferente a lo que la mayoría de los alumnos piensan. Se suele ver la asignatura como una sucesión de fechas, nombres y batallas, para la que se requiere tener mucha memoria. Precisamente por verla así muchos alumnos la rechazan. La Historia se entiende, se comprende, y por lo tanto se recuerda. Querido alumno de Historia, cuando empieces a estudiarla lo más importante es que entiendas los procesos que se producen y que se encuentran relacionados por causa–efecto.

Comenzamos por entender qué es la Ilustración, su contenido social, económico, cultural y por supuesto político. Las ideas ilustradas acabarán con el Antiguo Régimen y traerán el Régimen Liberal. Este proceso se concreta en un hecho europeo que es la Revolución Francesa en 1789 y un hecho español que es la Constitución de 1812. El Régimen Liberal se implantará en España durante el reinado de Isabel II de 1833 a 1868. El paso del Régimen Liberal al Régimen Democrático se produce con el hecho que conocemos como la Revolución de 1868 que además expulsará a la reina Isabel del país. Por lo que os cuento parece ser que con cierta rapidez histórica pasamos del Antiguo Régimen a un régimen moderno como es el democrático, pero nada tan falso como eso. El Régimen Democrático no se consolidará durante el Sexenio Revolucionario de1868 a 1874 y volveremos al liberalismo con el reinado de Alfonso XII de 1875 a 1885, viviendo incluso durante el reinado de Alfonso XIII la dictadura de Miguel Primo de Rivera de 1923 a 1930. La Segunda República de 1931 a 1939 traerá de nuevo un Régimen Democrático. Más completo, pues la mujer podrá ejercer el derecho al voto, el fracaso de este intento democrático y modernizador nos llevará a momentos oscuros y terribles de nuestra historia: la Guerra Civil de 1936 a 1939 y la dictadura franquista de 1939 a 1975. En 1975, cuando muera el dictador, iniciaremos un proceso de transición política hacia la democracia de la mano del nuevo Jefe de Estado, el rey Juan Carlos II, que concluirá con la confección de la primera constitución de consenso, la de 1978, vigente hasta la actualidad

Vuestro examen estará formado por dos opciones, de las que tenéis que elegir una. No podéis elegir preguntas mezclando las dos opciones. Cada opción está compuesta de tres preguntas y un comentario de texto.

Las preguntas deben de hacerse en una cara de folio más o menos, tienen que estar estructuradas en tres partes: introducción, desarrollo y conclusión. La introducción debe ocupar pocas líneas, sirve para relacionar la pregunta con el pasado inmediato. El desarrollo es el cuerpo de la respuesta y debe de incidir en los aspectos más importantes del período histórico que nos preguntan, exponiéndolos de la manera más clara y sencilla posible. Por último, en la conclusión volcaremos las consecuencias que se derivan del desarrollo y conectaremos el suceso histórico con el futuro más inmediato.

El comentario de texto se divide en tres partes: clasificación, resumen, ideas principal y secundarias y contexto. En la clasificación se explica que tipo de texto es, quién lo escribe, a quién va dirigido, con qué objetivo se escribe y en qué momento. El resumen consiste en utilizar pocas líneas para recoger el mensaje del texto. La idea principal es el mensaje primero que se quiere dar con el texto y las ideas secundaria sirven para presentar, apoyar o explicar la principal. Por último, hay que relacionar el texto con el momento histórico al que pertenece.

Espero que todo esto os pueda servir para acercaros al estudio de la Historia Contemporánea de España y que podáis conseguir buenas puntuaciones en los exámenes.

Subcategorías

Página 1 de 4