1.Xpert Slider

¡Informate whatsapp!

0034 648 502 669

¿Tienes dudas?

Contacta con nosotros a través del chat de la web.

LuisVives

Trabajamos desde hace más de 15 años, día a día, para ser la mejor academia de Madrid. ¡Ven a visitarnos!

Engánchate a nuestra comunidad

¡Te esperamos!

El blog de Luis Vives

El blog de Luis Vives

FaceBook  Twitter  

En ocasiones, el éxito de nuestra vida académica no depende tanto de las horas que le dediquemos al estudio, sino del aprovechamiento de las mismas.

Solemos estar acostumbrados a organizarnos de un determinado modo y ser bastante reticentes a cualquier propuesta de cambio. José Pascual, pionero en la utilización de Técnicas de Estudio y herramientas de Desarrollo Personal y Relaciones Humanas, afirma que “uno de los errores más comunes es pensar que ya sabemos cómo estudiar”. Si hasta ahora no hemos obtenido los resultados deseados, ¿por qué no cambiar?

Einstein

Comencemos por hacernos un horario con el objetivo de llegar a los exámenes con la totalidad de la materia asimilada. Trata de que tu sesión de estudio comience siempre a la misma hora y cúmplela todos los días de la semana (sí, sábados y domingo incluidos). Empieza con las asignaturas de dificultad media, continúa con las difíciles y termina con las fáciles; dedícale a cada una el tiempo que estimes necesario (ya irás viendo si es suficiente o no). Cada vez que termines de estudiar una materia, déjate unos minutos de descanso.

No olvides incluir el ocio en tu horario. Piensa que aprovechar mejor tus horas de estudio supone tener más tiempo para realizar aquellas actividades que más te apetecen.

¿Estás sentado ya y con todo el material necesario sobre la mesa? Pues empecemos. Tu objetivo es leer rápido y comprender lo leído. Ir pronunciando las palabras entorpecerá esta tarea. Guiarte con el dedo o un lápiz, también. Existe una fórmula que te permitirá saber si tu velocidad es adecuada o no:

Número de palabras del texto x 60 / Segundos invertidos en la lectura

 

NIVEL PALABRAS POR MINUTO
Excelente 260
Bueno 220 - 259
Normal 190 - 219
Insuficiente 170 - 189
Muy deficiente 0 - 169

 

 

 

 

 

Se estima que alrededor del 50% de lo leído se olvida nada más terminar. Esto no debe preocuparnos pues, si conseguimos repetir lo estudiado con nuestras palabras, la retentiva es mucho mayor. Memorizar “como un papagayo” carece de sentido, está comprobado que recordamos con mayor facilidad aquello que hemos asimilado o comprendido.No intentes, por tanto, retener todo en tu memoria (pues, además de imposible, es inútil): resume y extrae lo esencial.Para alejarnos del tradicional aprendizaje memorístico, existen métodos de sintetización y asimilación de contenidos que te serán verdaderamente útiles, tales como el subrayado, los esquemas, los resúmenes o los mapas conceptuales. Úsalos también para tus repasos, te serán de gran ayuda en las jornadas previas a los exámenes.

Es imprescindible que observes todo aquello que no funciona y lo vayas cambiando. Ten en cuenta que, probablemente, no des con tu “plan ideal” a la primera, sino que tendrás que ir puliendo tu método hasta dar con el modo de estudio que más se ajuste a tus condiciones. Debes saber también que el plan de trabajo es personal: lo que a uno le es muy útil, puede no servirle de nada a otro. Cada cual ha de hallar su fórmula.

Mejorar nuestros resultados académicos está al alcance de todos, solo tenemos que proponérnoslo, establecer un plan y ser constantes con su ejecución.