El blog de Luis Vives

El blog de Luis Vives

 

HÁBITOS QUE DEBES ELIMINAR SI DESEAS SER UN BUEN ESTUDIANTE

 

Un buen estudiante no es aquel que saca las mejores notas, sino el que desempeña correctamente sus funciones como estudiante (llevar las tareas hechas a clase, participar en el aula, usar técnicas de estudio, etc.). Pero a veces, con esto no es suficiente. Tenemos una serie de hábitos acogidos a la hora de estudiar que no son beneficiosos y que debemos intentar erradicarlos en la medida de lo posible para ser unos buenos estudiantes.Aquí os ofrecemos algunos de esos hábitos más comunes de los que hay que deshacerse a la hora de ponerse a estudiar para los exámenes.

Hábitos a eliminar:

  1. Estar conectado a las redes sociales: mantener el Whatsapp abierto, o el Instagram, Facebook, Twitter, etc. mientras estudiamos, es una tentación constante. Lo que consiguen es que tu capacidad de concentración se vea mermada, ya que esta va más lenta cuanto reflexionamos o seguimos una lógica y necesitamos más tiempo y ninguna distracción para conseguirlo. Por eso es conveniente apagar estas redes sociales y dejarlas para nuestro tiempo libre, así avanzaremos más deprisa.
  2. Abusar de la cafeína: un café por la mañana ayuda a cualquiera, pero la ingesta de esta bebida así como otras energéticas cuando nos sentimos lentos a la hora de estudiar no es la mejor ayuda, y más si terminamos bebiendo 3 o 4 tazas de café en un día. Con ello solo conseguirás aumentar el nerviosismo y disminuir tu capacidad de concentración. Si te cuesta concentrarte haz algo que te despeje, por ejemplo, salir a dar un paseo o hacer ejercicio; volverás más animado y activo, listo para seguir estudiando.
  3. Pasar las noches estudiando: muchos preferís estudiar o hacer los trabajos por las noches y pasarlas en vela, pero no es lo más adecuado. Al cerebro no le viene bien esa actividad nocturna, dependeremos de bebidas con cafeína para mantenernos despiertos y nos pondremos más nerviosos. Además nuestra eficacia y calidad de estudio se ve también perjudicada. Es preferible acostarse pronto, dormir adecuadamente y levantarse temprano para terminar tus tareas.
  4. Dejar las cosas para el último minuto: muchos de los alumnos decís que necesitáis de la presión de los últimos días para rendir más y mejor, es decir trabajáis esos últimos días de manera frenética con los niveles de adrenalina muy altos. Pero no es lo mejor para tu cerebro, ya que aumentarás tus niveles de estrés y esto te puede llevar a más nerviosismo y por tanto menos concentración. Hay que procurar llevar las cosas al día, y si aun así te gusta el riesgo y jugar con un tiempo limitado, ponte esos límites a diario. Por ejemplo: hasta que no sean las 9 de la noche no paro de estudiar. Aunque aun así no es el remedio perfecto.

Son hábitos aparentemente fáciles de evitar pero que por nuestro ritmo diario caemos en seguir haciendo. Hay que intentar llevar un ritmo más tranquilo, que nos ayude en nuestra preparación y estudio y que no desemboque en estrés o ansiedad, porque ¿QUÉ PODEMOS HACER PARA COMBATIR ESTE ESTRÉS ACADÉMICO?

Quién no ha tenido esa sensación tan incómoda cuando está preparándose sus exámenes y ve que están próximos. Casi todos. Pero ¿cuál deben ser nuestras acciones para conseguir disminuirlo?

  • Da un paseo: en vez de estar horas interminables frente a los libros sal a dar un paseo a lo largo del día. Científicos aseguran que el ejercicio moderado ayuda a la relajación y concentración.
  • Respira profundamente: cuando estemos ante un momento de estrés, lo mejor es conseguir una respiración lenta y pausada. Inspirando y espirando lentamente soltando el aire por la boca.
  • Duerme lo suficiente: procura dormir 8 horas diarias. Un sueño reparador ayuda a estar más tranquilo al día siguiente.
  • Escucha música tranquila: la música clásica es una buena opción, también existe la música ambiental, que colabora a que el ambiente de estudio esté más animado pero ayudando a la relajación y tranquilidad.
  • Dedícate tiempo a ti y a tu mente: la meditación también es una actividad que ayuda a disminuir los niveles de estrés. Así estaremos más relajados de cara a los exámenes.

Hay muchas ideas más para disminuir la ansiedad y conseguir el estado de ánimo deseado de cara al enfrentamiento de los exámenes. Puedes indagar en libros, webs, foros,… y descubrir cuál es el mejor método para ti.

 

 

Andalucía - Convocatoria de septiembre de 2015 - Acceso a ciclos formativos

Fecha de inscripción: 15 a 31 de julio de 2015 (ambos inclusive).

La inscripción se realizará a través de la secretaría virtual habilitada en la página web de la junta de Andalucía.

La inscripción debe completarse en alguno de los institutos de la lista ofrecida por la Junta de Andalucía.

El examen se realizará el día 7 de septiembre.

Las pruebas de acceso a ciclos formativos de grado medio constan de tres ejercicios:

  • Parte de comunicación.
  • Parte social y ciudadano.
  • Parte científico-tecnológica.

Las pruebas de acceso a ciclos formativos de grado superior constan de dos fases:

  • Parte común: lengua y comentario, matemáticas e idioma (inglés o francés).
  • Parte específica: que revisará contenidos específicos de asignaturas relacionadas con la familia profesional que el alumno quiere estudiar.

El alumno puede quedar exento de realizar las pruebas de acceso a si cumple los requisitos establecidos.

Si tienes alguna duda, puedes contactar con la Secretaría de nuestro centro.

 

¿Qué asignaturas ponderan más para los grados de ciencias de la salud? Esta es una de las preguntas que nos hacen nuestros futuros alumnos cuando vienen a matricularse en nuestros cursos de preparación a la PAU, tanto si vienen a hacer la prueba de Selectividad desde LOE, UNED, desde Grado Superior o para mayores de 25 años.

Y cuando les decimos que las asignaturas que más ponderan son Biología, Matemáticas II; Física, Química y Anatomía Aplicada (en el caso de los alumnos de UNED), poco les falta para ver inalcanzable su objetivo.

La Biología, vale, es solo una materia de “hincar codos” como ellos dicen, así que es fácil sacar buena nota, además, es lógico que un/a futuro/a médico/a o veterinario/a, enfermero/a, etc. estudien la célula, la mitosis, meiosis, las leyes de Mendel, o la microbiología y la inmunología.

También es lógico que se valoren las Matemáticas con el máximo de ponderación; hasta un médico tiene que tener unos mínimas nociones de matemáticas, aunque solo sea para indicar la dosis de un tratamiento que un paciente debe seguir correctamente, evitando así posibles intoxicaciones por sobredosis del medicamento prescrito. O un buen nutricionista, también debe saber las dosis adecuadas de todos los alimentos que se ingieren en una dieta para que ésta reúna las mejores propiedades y estén perfectamente equilibradas las calorías y los alimentos que comemos.

Pero ¿y la Física y la Química?, ¿qué tienen la Física y la Química que no tenga las Ciencias de la Tierra, por ejemplo?

Si nos centramos en Medicina, grado al que muchos de nuestros alumnos quieren llegar; y si nos vamos a un centro médico, o un hospital, lo primero que vemos hacer a un médico o enfermera/o, es una “exploración física” del paciente; esto es, se le mide la temperatura, la presión, se le mide la estatura, pasa por el peso para medir su masa corporal y hasta su masa muscular, en definitiva, todas magnitudes físicas que deben ser evaluadas como tal y que si no hemos estudiado en alguna etapa de nuestro currículo educativo la asignatura de Física,  vamos a tener serios problemas a la hora de interpretar los valores que nos dan dichas mediciones.

Y eso sin hacer referencia a la instrumentación, muchos de los aparatos que se usan ahora mismo para el diagnóstico de enfermedades, o simplemente para hacer una buena exploración a los pacientes, se hace con instrumentos fabricados con técnicas físicas, un aparato de Rayos X, sin ir más lejos, uno de Resonancia magnética para hacer los TAC, etc. etc.

Es evidente que hay un gran número de grados que usan como recurso la Física y como tal debemos tenerla en cuenta a la hora de hacer que nuestros futuros médicos, enfermeros, veterinario, dietistas, ópticos, fisioterapeutas, odontólogos, etc. etc. sepan entender y aplicar las enseñanzas de dicha asignatura.

Lo mismo podríamos decir de la Química, considerada como la ciencia central, es la ciencia que se encarga del estudio de la composición, propiedades y transformaciones de la materia.

Como se puede ver en este gráfico

 

Mapa ciencias

 

 

La química está relacionada con todas las ciencias dado que en todas ellas se estudian átomos, moléculas; conceptos y métodos todos químicos, por ejemplo, en el caso de la Biomedicina, si tenemos en cuenta que las células están formadas por iones, moléculas, agua, etc que se relacionan entre sí a través de reacciones químicas, hace que el estudio de esta materia sea imprescindible para tener una base química y así poder llegar a comprender y entender dichos procesos (oxidaciones, reducciones, neutralizaciones).

Si lo relacionamos con la Medicina, es tan estrecha esta relación que es esencial que un médico deba tener una base química fundamental así como conocimiento de las aplicaciones que pueden ser útiles para su profesión, por ejemplo, las técnicas de detección y diagnóstico médico por Resonancia Magnética Nuclear fueron desarrolladas por un químico, Paul Lauterbur, el cual obtuvo el premio Nobel de Medicina por dicho descubrimiento.

Física y Química son, posiblemente, las dos asignaturas que más cuesta estudiar a nuestros alumnos con vocación sanitaria, pero a la vez, son las que más pueden ayudarnos a entender dichas disciplinas sanitarias y a comprender no solo lo esencial de dichas carreras sino lo que nos es más desconocido de ellas.

Por eso, cuando un alumno nos pregunte que debe estudiar para sacar más nota en la prueba de Selectividad para poder entrar en Psicología, por ejemplo, no podemos olvidarnos de la Química, o la Física, o las Matemáticas, o la Biología… Cualquiera de ellas ponderará el máximo en la prueba, ahora bien, tampoco podemos olvidarnos de las demás asignaturas, como Ciencias de la Tierra, que aunque no pondera lo mismo, sí es más fácil de comprender y estudiar y por tanto de aprobar, que es el objetivo final de todos los estudiantes.

De ellos es la decisión final.

 

Los alumnos extranjeros que deseen realizar la prueba de acceso a la universidad tienen en la parte común la opción de elegir entre Filosofía o Historia Contemporánea de España.

La asignatura de Historia Contemporánea de España recoge los siglos XIX y XX. Debemos pensar que es algo lógico o comprensible que para tener un conocimiento real del país en el que vamos a hacer nuestro grado universitario debemos comprender su historia. Si mantenemos el razonamiento anterior deberíamos concluir que tendríamos que estudiar desde la aparición de los primeros restos humanos en la Península Ibérica hasta los primeros gobiernos democráticos. Pero no os asustéis, cuando estudiamos la historia contemporánea tenemos que recurrir y revisar muchos hechos del pasado que tienen especial peso en el discurrir de la historia y que explican muchos sucesos del tiempo contemporáneo, pero con explicarlos y mostrar su influencia ya es suficiente.

El estudio de la Historia es algo muy diferente a lo que la mayoría de los alumnos piensan. Se suele ver la asignatura como una sucesión de fechas, nombres y batallas, para la que se requiere tener mucha memoria. Precisamente por verla así muchos alumnos la rechazan. La Historia se entiende, se comprende, y por lo tanto se recuerda. Querido alumno de Historia, cuando empieces a estudiarla lo más importante es que entiendas los procesos que se producen y que se encuentran relacionados por causa–efecto.

Comenzamos por entender qué es la Ilustración, su contenido social, económico, cultural y por supuesto político. Las ideas ilustradas acabarán con el Antiguo Régimen y traerán el Régimen Liberal. Este proceso se concreta en un hecho europeo que es la Revolución Francesa en 1789 y un hecho español que es la Constitución de 1812. El Régimen Liberal se implantará en España durante el reinado de Isabel II de 1833 a 1868. El paso del Régimen Liberal al Régimen Democrático se produce con el hecho que conocemos como la Revolución de 1868 que además expulsará a la reina Isabel del país. Por lo que os cuento parece ser que con cierta rapidez histórica pasamos del Antiguo Régimen a un régimen moderno como es el democrático, pero nada tan falso como eso. El Régimen Democrático no se consolidará durante el Sexenio Revolucionario de1868 a 1874 y volveremos al liberalismo con el reinado de Alfonso XII de 1875 a 1885, viviendo incluso durante el reinado de Alfonso XIII la dictadura de Miguel Primo de Rivera de 1923 a 1930. La Segunda República de 1931 a 1939 traerá de nuevo un Régimen Democrático. Más completo, pues la mujer podrá ejercer el derecho al voto, el fracaso de este intento democrático y modernizador nos llevará a momentos oscuros y terribles de nuestra historia: la Guerra Civil de 1936 a 1939 y la dictadura franquista de 1939 a 1975. En 1975, cuando muera el dictador, iniciaremos un proceso de transición política hacia la democracia de la mano del nuevo Jefe de Estado, el rey Juan Carlos II, que concluirá con la confección de la primera constitución de consenso, la de 1978, vigente hasta la actualidad

Vuestro examen estará formado por dos opciones, de las que tenéis que elegir una. No podéis elegir preguntas mezclando las dos opciones. Cada opción está compuesta de tres preguntas y un comentario de texto.

Las preguntas deben de hacerse en una cara de folio más o menos, tienen que estar estructuradas en tres partes: introducción, desarrollo y conclusión. La introducción debe ocupar pocas líneas, sirve para relacionar la pregunta con el pasado inmediato. El desarrollo es el cuerpo de la respuesta y debe de incidir en los aspectos más importantes del período histórico que nos preguntan, exponiéndolos de la manera más clara y sencilla posible. Por último, en la conclusión volcaremos las consecuencias que se derivan del desarrollo y conectaremos el suceso histórico con el futuro más inmediato.

El comentario de texto se divide en tres partes: clasificación, resumen, ideas principal y secundarias y contexto. En la clasificación se explica que tipo de texto es, quién lo escribe, a quién va dirigido, con qué objetivo se escribe y en qué momento. El resumen consiste en utilizar pocas líneas para recoger el mensaje del texto. La idea principal es el mensaje primero que se quiere dar con el texto y las ideas secundaria sirven para presentar, apoyar o explicar la principal. Por último, hay que relacionar el texto con el momento histórico al que pertenece.

Espero que todo esto os pueda servir para acercaros al estudio de la Historia Contemporánea de España y que podáis conseguir buenas puntuaciones en los exámenes.

¿Qué es y para qué sirve la filosofía?

Podríamos citar múltiples definiciones, pero lo primero que quiero decir es que NO ES UNA ASIGNATURA SIN NINGUNA UTILIDAD. Estudiarla te servirá como mínimo para realizar con precisión y corrección un examen ;). Eso ya es algo, ¿verdad? Quiero insistir en que TAMPOCO ES UNA ASIGNATURA ABURRIDA. Si logras descubrir sus bondades, serás un poco más rico y por qué no, quizás un poco más feliz. Ya sé que más de uno soltará una sonora carcajada, pero aun así os invito a hacer un viaje por la historia de la filosofía, que no es más que la historia del pensamiento de la humanidad. La gran pregunta es: ¿Para qué me servirá? Descubrirlo te llevará una vida entera y eso es precisamente filosofar. En el camino está la respuesta. Hablo del proceso, no de la meta, no de la llegada.

Seguramente, conoceréis una novela de Jostein Gaarder titulada El Mundo de Sofía. Se trata de la historia de una niña que tiene la suerte de conocer a un profesor misterioso, que a través de múltiples encuentros le va desvelando las ideas más importantes de los pensadores, que, curiosamente, forman parte del programa de 2º de bachillerato. Os recomiendo su lectura, pues me parece un modo liviano y atractivo para introduciros en el tema. Es probable que os deis cuenta de que habla de cuestiones que os interesan y que tienen mucho que ver con vuestra vida. Lo sé..., os estáis partiendo ahora mismo. Solo os digo que le deis una oportunidad. Si no da resultado, también tenemos al sabio Fernando Savater al rescate. Algunas de sus obras van dirigidas a su hijo cuando tenía unos 17 años y os aseguro que sabe adaptar su lenguaje. Si os apetece, podéis acercaros a Ética para Amador o Política para Amador. Son dos obras que hablan sobre grandes temas de la filosofía de un modo cercano e interesante. Si todavía no hemos conseguido el objetivo, nos queda Sin Temor y ni Temblor que el propio Savater nos ofrece como una guía del curso y que va desgranando de forma atractiva e ilustrada todos los contenidos esenciales para entender la filosofía un poquito más y lo mejor es que va dirigida a ti. Sí, a ti; alumno de 2º de bachillerato, que estás en las puertas de la selectividad: la temida y odiada selectividad.

Por cierto, también hay un conjunto de vídeos en los que va contando lo esencial de cada uno de los autores que entran en el programa. Además de ser amenos, son sencillos y muy clarificadores. Aquí tenéis un enlace por si os interesa verlos.

https://www.youtube.com/watch?v=zM9zD0p1JJM&list=PLGvKwbdB6kF4dlPoBXssVkJkY1TVBzVez

Debes saber que tener éxito en la prueba depende de haber hecho un buen aprovechamiento de los dos cursos previos al examen. Después hay que familiarizarse con los modelos y, por último, tu pericia y buen juicio harán el resto. Tiremos el mito por tierra de una vez.

¿Cómo hacemos un buen comentario de un texto filosófico?

Hay varios factores que debemos tener en cuenta para realizar un comentario de texto filosófico rico y bien enfocado. Aquí te presento un decálogo del buen comentario:

  1. Reconocer a los filósofos en su contexto
  2. Saber los temas clave de cada uno de los pensadores y saber relacionarlos
  3. Conocer las obras de referencia habiendo hecho una lectura comprensiva
  4. Reconocer de lo que habla el texto
  5. Ser capaz de explicarlo con tus palabras
  6. Esquematizar tus respuestas
  7. No memorizar los pensamientos; razonarlos e hilarlos
  8. No plantear el desarrollo y sus distintos aspectos como si fueran compartimentos estancos
  9. Ser capaces de ver la materia con espíritu crítico
  10. Y lo más importante de todo: entender que la filosofía no es una materia muerta e inútil

Si te has interesado e incluso, quién sabe si, entusiasmado; estás ante el papel en blanco del examen con muchas más posibilidades que al principio. Ahora ya sabes lo que tienes que hacer.

Todos los autores tienen su momento y dicen lo que dicen por el momento en el que viven. ¿Te imaginas a Nietzsche haciendo su demoledora crítica en un momento distinto al siglo XIX y en un lugar diferente a su Alemania natal? El contexto es fundamental. Son unos temas u otros los que se tratan en virtud del momento que les toca vivir.

Es crucial que sepamos relacionar esos temas y a su vez comparar esas ideas con las de otros autores. Nos ayudarán en la tarea la lectura de las obras de referencia; pero no nos engañemos, en muchos casos, se leen de manera poco profunda o no se leen. Este año precisamente, ha habido una anomalía en el examen de filosofía. Han puesto un fragmento de un libro de Aristóteles que no era obra de lectura obligada. Quiero poner algo de manifiesto; no es necesario leer una obra para abordar el comentario del fragmento. Puedes haber leído otras obras y u otros fragmentos y comprender perfectamente el texto, aunque, sin duda, esto nos puede ayudar y enriquecer. En síntesis, lo definitivo en esta prueba es conocer la filosofía del autor para poder defender bien nuestro comentario y explicar correctamente de qué trata el texto. ¡Cuidado! No estoy animando a nadie a desoír lo exigido. Leer las obras que nos piden facilitará la realización de un buen examen, e incluso podemos leer otras obras y aún será mejor. Si no hemos tenido la ocasión de leer ni siquiera las obligatorias, trataremos de interpretar lo mejor posible lo que dice el texto basándonos en nuestro conocimiento del autor y eso suele funcionar. De todas maneras, no olvidemos que todo lo que enriquezca nuestro comentario será bienvenido. Sacar una buena nota en filosofía no es fácil. Nuestro esfuerzo marcará la diferencia entre obtener un aprobado y tener un notable o un sobresaliente. Tú eliges, como todo en esta vida, ¿no?

Si quieres sacarle partido a esta asignatura y además hacer un buen examen, tendrás que poner a trabajar tu cabecita. Desarrolla tu espíritu crítico, ponte en la piel de los filósofos y su época y decide cuál es tu opinión al respecto de cada tema, hazlos tuyos, que verdaderamente te interesen. No lo dudes, la virtud es un tema que te atañe. ¿Cómo no va a importarte qué es lo bueno y lo malo? ¿Si son conceptos puros o relativos? Todos los días de tu vida tomas decisiones basándote en esos conceptos. Date cuenta de que están presentes en tu vida cotidiana. Este es solo un ejemplo entre un millón. Pronto comprenderás que estas lecciones tienen mucha relación con tu día a día.

Por último, una vez que ya tengas una visión grande de la historia de la filosofía, vete esquematizando sus diferentes vertientes para tirar de ese mapa conceptual mental y escrito y reconstruir todas las corrientes principales. También sería conveniente que lo hicieras antes de responder. Me refiero a un pequeño esbozo de lo que vas a contar. Realizar ese ejercicio es muy útil a la hora de estudiar y en el examen, no solo en esta materia, sino en otras también.

Si has llegado hasta aquí en la lectura y no has abandonado antes esta reflexión, es porque dentro de ti hay un pequeño filósofo ;)

Cuando acabes este curso con bien, te recomiendo que leas una trilogía de dos profesores de filosofía americanos que piensan que la filosofía es un chiste permanente. Son tres librillos muy amenos y realmente divertidos. Yo estoy muy de acuerdo con esta interpretación. La filosofía es vida y la vida es casi siempre un chiste, luego la filosofía es un chiste. Échale un vistazo a las portadas y tú decides. Como dice Sartre “El hombre nace libre, responsable y sin excusas”

 

filosofia para todos

Página 5 de 6