1.Xpert Slider

CURSO SELECTIVIDAD ENERO 2020

Consigue tu plaza a la universidad en el nuevo curso de preparación que comienza en enero 

CE Luis Vives

Trabajamos desde hace 20 años, día a día, para ser la mejor academia de Madrid. ¡Compruébalo!

Curso Online 2020

Prepárate a distancia el acceso a la universidad

¡Informate por WhatsApp!

0034 648 502 669

Engánchate a nuestra comunidad

¡Te esperamos!

EL BLOG DE LUIS VIVES

El Blog de Luis Vives

FaceBook  Twitter  

LA IMPORTANCIA DE ESTUDIAR DESDE EL PRIMER DÍA

Si eres de los que se pone a estudiar cuando quedan días horas o días para los exámenes tenemos algo que decirte: no estás solo. Muchos estudiantes hemos cometido este error, y por esto, queremos explicarte los motivos de no volver a hacerlo. Los exámenes de Selectividad son de un nivel moderado que nos exigirá un gran esfuerzo. Debemos pensar si nos merece la pena tirar por la borda un año de estudio (o más) si no tenemos tesón y constancia.

¿Por qué no es bueno estudiar al final de curso?

Por varios motivos. El primero es la falta de tiempo para completar el temario completo.  Se corre el riesgo de no poder estudiar el 100% de lo que consta el examen, por lo que la suerte puede que no esté de nuestro lado y nos pregunten por lo que no hemos estudiado.  

El segundo motivo es que trabajamos la memoria a corto plazo y muy poco la compresión. Conocer los mecanismos sobre lo que trata un temario y plasmarlo lleva tiempo. Cuando estudiamos o leemos algo requiere una asimilación y una práctica. Cuando practicamos con ejercicios estamos ubicando en nuestra memoria de largo plazo y, lo más importante, podemos escalar en nivel de dificultad y estaremos preparados para el siguiente tema. Si reducimos el tiempo de estudio estaremos en manos de que nos acordemos de esa respuesta volviendo a tantear a la suerte y que nos llegue la inspiración y la recordemos.

¿Cuándo comenzar a estudiar?

Muchos alumnos nos preguntan sobre cuál es la carga lectiva semanal que deben tener. Lo primero que les decimos es que depende de cuál es el nivel de partida, cuánto tiempo queda para los exámenes y cuánto de difícil es el temario que estudiar. Partiendo del caso normal de que se desconoce el contenido o se tiene una idea básica y se trata de la preparación a la selectividad o un acceso a grado superior, recomendamos una media de 50 horas de estudio por asignatura. Esta cantidad de horas depende de lo comentado anteriormente sobre el tipo de materia, pero nos puede dar una idea del reparto que debemos hacer.

Programación semanal

Lo mejor es que, desde el primer momento, tengamos un planning del estudio. De esta forma organizaremos el tiempo para emplearlo de forma más eficiente. De esta forma podremos tener tiempo para ocio, trabajar, viajes, etc.

Vamos a ver los cálculos si queremos prepararnos desde septiembre para los exámenes de mayo/junio:

8 meses son 32 semanas. Suponiendo la cantidad de horas que hemos descrito, 50 horas, nos da 1,3 horas a la semana. Esta cantidad tan pequeña de carga lectiva nos puede asegurar un excelente resultado si lo cumplimos desde el primer día.

Si quisiéramos ponernos a estudiar cuando quedan tan solo 2 meses, esta cantidad semanal se eleva hasta 5 horas a la semana. Puede parecer asequible, pero hay que añadir que, como hemos comentado antes, la compresión puede verse alterada, complicando que podamos asimilar un tema de nivel superior.

No hay que olvidar en tener tiempo suficiente para, al menos, repasar lo estudiado. Una de las mejores formas que hay es planificar todo para dar 3 vueltas al temario. La primera rápida para ver en qué puntos tenemos que enfocar más la atención y tener un mapa de lo que debemos estudiar. Otra vuelta intensa, memorizando y comprendiendo los contenidos. Una tercera rápida para aclarar conceptos y limar aquellos contenidos que más nos ha costado.

Conclusión

Estudiar con una planificación nos ahorrará tiempo, esfuerzo y disgustos. Son todo ventajas. Si nunca lo has hecho, te invitamos que lo hagas. Además, si queremos estudiar en la universidad, deberemos conocer y comprender la teoría. Crear la base desde la preparación a la Selectividad nos asegurará un buen comienzo universitario. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información consultando nuestra Política de cookies